Locura contagiosa: el corazón roto de Juana la Loca

Main Posts Background Image

Main Posts Background Image

Locura contagiosa: el corazón roto de Juana la Loca

Muchos artistas han quedado fascinados por la historia de Juana la Loca (Toledo, 1479 - Tordesillas, 1555) cuya presunta locura obedecía únicamente a una conspiración política impulsada principalmente por Felipe de Habsburgo, quien primero perdió pronto el interés por su mujer y buscó a otras con quienes retozar día tras día, y luego, al ver que sus hijos suponían un obstáculo para ejercer el control absoluto sobre Castilla, la encerró hasta su muerte.

Uno de estos artistas fue el francés Jean-Jacques Deleval. Aconsejado por Salvador Dalí en 1967, Deleval abandonó la Escuela Superior de Bellas Artes de París para estudiar los grandes maestros de la pintura antigua. Se marchó al Instituto de Restauración de Roma y se convirtió en restaurador del Museo Nacional de París, antes de pasar al Louvre, donde se especializó en los cuadros de los siglos XV a XVII. Ese trabajo tan íntimo con el arte le llevó a desarrollar una obra en la que mezcló temas históricos de aquellos siglos con el realismo más puro, terminando en la creación digital. Polifacético, Deleval también se adentró en el surrealismo y en los formatos con figuras que salen del cuadro. Es el caso de Coeur Brisé (Corazón roto), que se puede interpretar como una referencia a la triste historia de Juana la Loca, abandonada, traicionada y encerrada por su marido cuarenta y seis años en el castillo de Tordesillas.

 

Jean-Jacques Deleval: Coeur brisé
Óleo sobre lienzo. 65 x 55 cm

 

Con su rostro ovalado, su nariz fina y delicada, su piel clara y el cabello rubio, Juana I de Castilla fue atractiva desde su niñez. También era inteligente, ya que aprendió latín y poseía notables aptitudes para la música, uno de sus escasos consuelos a lo largo de una vida cada vez más trágica. Este cuadro tiene claras similitudes con el 'Retrato de una infanta. Catalina de Aragón' atribuido por Friedländer a Juan de Flandes y de identificación no segura, que retrata a la infanta cuando tenía unos once años.


Retrato de una infanta. Catalina de Aragón
1496 (aproximado)
Óleo sobre tabla 31.5 x 21.7 cm
Musseo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid

 

Lejos de mostrar ningún indicio que llevara a pensar en su futura condición de "reina loca" de España, Juana parecía predestinada a convertirse en un brillante ornamento en la corte de algún insigne príncipe europeo. Pero la Historia no lo quiso así.

Error 404

¡Uy! La página que busca ya no existe. Si no ha escrito mal la dirección el error es nuestro y lo corregiremos lo antes posible. ¡Gracias por decírnoslo!

Go to Homepage