Recordando a Pablo Serrano

Main Posts Background Image

Main Posts Background Image

Recordando a Pablo Serrano


Pablo Serrano está considerado como uno de los escultores españoles más importantes de la Historia. Único artista nacional en vida, junto a Picasso, en haber expuesto individualmente en el Hermitage de San Petersburgo, sus obras se encuentran en los principales colecciones y museos del mundo como el MoMa y el Guggenheim de Nueva York, o el Musée d'art Moderne de Paris. Eso dicen las biografías oficiales, pero poco se conoce a Pablo Serrano en su intimidad y lejos de las cámaras.

Nacido en Crivillén en 1908, un pueblecito de la comarca de Teruel anclado en el fondo de un valle encerrado entre montes, Pablo Serrano estudió escultura en Zaragoza y en Barcelona. A los 21 años se marchó a Argentina y luego a Montevideo, Uruguay, donde residió durante 25 años y donde creó varias esculturas monumentales para edificios públicos. A su vuelta a España fundó, en 1957, junto a otros artistas como Saura, Viola, Millares, Canogar o Chirino, el Grupo El Paso importante movimiento de vanguardia que revitalizó el mundo del arte en España introduciendo la abstracción. En este grupo figuraba una mujer, la única entre todos estos hombres: Juana Francés, una alicantina que luego se casó con Pablo Serrano.
Pablo Serrano escultor con su mujer Juana Francés
Juana Francés y  Pablo Serrano

A final de los años 1970, Pablo Serrano añoraba su pueblo y soñaba con pasar allá unas cortas vacaciones en el verano. Pero Juana, que era de mar y no tenía ganas de encerrarse en ese sitio tan pequeño, con toda su dulzura le decía: "Pero, Pablete, y si nos pasa algo allá? No hay médicos, no hay hospitales". En aquellos años, a finales de los 1970, la provincia de Teruel estaba muy aislada con carreteras muy estrechas donde se tenía que conducir a poca velocidad. Añadía Juana: "¡Será mucho más prudente que vayamos a la casa de la playa!" Pablo Serrano era muy aragonés, muy socarrón y seco. Era bastante retraído pero cuando hablaba lo hacía sin tapujos, de manera directa y con una apabullante sinceridad no exenta de humor, que expresaba en chistes llenos de sorna.

Por aquél entonces Pablo Serrano ya se había hecho muy famoso. Había creado tanto sus retratos de Unamuno, Miguel Labordeta o Antonio Machado, como la monumentales esculturas que flanquean el Ayuntamiento de Zaragoza y la fachada de la Basílica del Pilar, sin contar numerosos reconocimientos internacionales de primer orden. Pero a Pablo Serrano nunca se le subió la fama a la cabeza y siguió siendo el mismo hombre sencillo, cercano y humilde. En una cena, una señora contaba cómo le maravillaban las películas de Visconti. Todavía era reciente la proyección de Luis II de Baviera. Pablo Serrano le preguntó: “¿Y por qué te gusta tanto Visconti?” Ella contestó: “Por la belleza que él plasma en su obra”. Pablo Serrano se levantó, le cogió la mano y le contestó efusivamente: “Bravo!”

Pablo Serrano exposición: la Quema del Objeto en Barcelona Sala Gaudi Gaudifond Arte
Pablo Serrano y la Quema del Objeto en Sala Gaudí - Gaudifond Arte
Después de ser traído por primera vez a Barcelona por Sala Gaudí - Gaudifond Arte, y de colocar una obra monumental en las Ramblas de la Ciudad Condal, Pablo Serrano expuso en dicha galería y procedió, como tenía costumbre en todas sus exhibiciones, a la Quema del Objeto. En una cajita con tiras de metal que él había realizado previamente, Pablo Serrano ponía material al que prendía fuego. El fuego para destruir lo existente y dar paso a otra cosa. O, como bien decía, para demonstrar “la presencia de la ausencia”. Uno de los miles de visitantes de dicha exposición, una señora norteamericana se acercó, el rostro cubierto de lágrimas y dijo: It's such Beauty, I can't stop crying! - "Es tanta Belleza, no puedo parar de llorar."

Pablo Serrano exposición Barcelona Sala Gaudi Gaudifond Arte
Pablo Serrano en Sala Gaudí- Gaudifond Arte

También hay que mencionar una anécdota fuera del ambiente artístico y muy típica de lo que pasaba en los últimos años del franquismo. Se corría la voz por Barcelona de una transexual muy guapa que conservaba sus atributos masculinos y que los mostraba sin reparo en una representación en un Cabaret. Después de casi cuarenta años de una tremenda represión sexual, una noticia así despertaba un gran interés. Así que conjuntamente con el pintor belga Jan Van der Loo, Eduardo Westerdhal, y otros artistas que Sala Gaudí - Gaudifond Arte promocionaba y exponía, pero sin Juana Francés ni Elvireta Millares (la viuda de Manolo Millares) que no mostraron demasiado entusiasmo, la comitiva se marchó hacia el Cabaret.


Pablo Serrano y su escultura en las Ramblas de Barcelona

Pablo Serrano y los hombres, sentados en la primera fila, no se perdían un detalle del espectáculo. Pero la ilusión fue decayendo a medida que los transexuales, claramente más masculinos que femeninos y muy poco atractivos se sucedían uno tras otro. Cada vez más desilusionados, ya se terminaba la sesión cuando apareció una mujer alta, despampanante y espectacular. El público, eminentemente masculino, se animó, entre el cual estaba Pablo Serrano. La mujer fue haciendo su numerito y la cosa estaba cada vez más alegre. Llegado el clímax, la mujer descubrió su parte inferior cinco segundos y... resultó ser un transexual. Pablo Serrano se exclamó entonces "¡La mejor mujer del espectáculo es un hombre! Y para esto hemos tenido que aguantar todas estas chorradas!"

Abrumadoramente auténtico, nada era artificial en Pablo Serrano. Poeta, filósofo y humanista, Pablo Serrano expresaba sus inquietudes tanto con volúmenes espaciales cargados de metafísica,  como con manifiestos, declaraciones, tomas de posición y conversaciones donde sobresalía siempre la condición humana en todas sus facetas. El arte era, para Pablo Serrano, una responsabilidad social y la extensión misma de su personalidad. Le fascinaba, y siempre quiso resaltar, la importancia de comunicarnos los unos con los otros y de interiorizar y compartir lo más íntimo de todos nosotros.



¿Busca obras originales de Pablo Serrano? 



Error 404

¡Uy! La página que busca ya no existe. Si no ha escrito mal la dirección será un error nuestro y lo corregiremos lo antes posible. ¡Gracias por decírnoslo!

Go to Homepage