La transformación de los desnudos masculinos en la historia del arte

Main Posts Background Image

Main Posts Background Image

La transformación de los desnudos masculinos en la historia del arte

Mucho más desconocido que el desnudo femenino, el cuerpo masculino ha vivido unas fascinantes transformaciones en sus más de 2800 años de Historia. Éstos son los momentos clave.



El dios

Estatua de mármol de Hermes
Copia romana de la obra atribuida a Polykleitos
The Metropolitan Museum of Art, Nueva York


Poca gente sabe que el desnudo masculino fue creado un siglo antes que el femenino en la Antigua Grecia, cultura homoerótica por excelencia que los romanos retomaron posteriormente. Los desnudos masculinos evolucionaron desde los kouroi (“jóvenes”) del siglo VII a. C., con su pelo largo y cuerpos estáticos, a los del período clásico (Siglo V. a. C.), con un físico atlético en movimiento también llamado contrapposto. En la Antigua Grecia la naturaleza idealizadora del desnudo masculino fue muy profunda dado que la belleza física a menudo se asociaba con la bondad, como rezaba Platón.



El pecador

Castigo a dos adúlteros por procesión desnuda por el pueblo
‘Livre Juratiore d’Agen’ (vellum), siglo XIII.
Bibliothèque Municipale, Agen, Francia

En la Edad Media, con el triunfo y advenimiento del cristianismo, los desnudos - tanto masculinos, como femeninos - dejaron de ser motivo de orgullo, se volvieron incómodos y fueron prohibidos por la Iglesia. Asociada con el pecado original y la inmoralidad, la desnudez se convirtió en algo vergonzoso. Los cuerpos se volvieron ligeros y delgados, muy lejos del naturalismo, y siempre se retrataron vestidos. Los desnudos quedaron relegados, precisamente, a imágenes de castigos.

 
El hombre del Renacimiento

Leonardo da Vinci - Hombre de Vitruvio
Pluma y tinta sobre papel.
Galería de la Academia de Venecia, Italia

 
El desnudo renacentista se volvió a inspirar en la estética del Arte Grecorromano por el descubrimiento arqueológico de estatuas de dichas épocas, pero con un cambio notable ante la llegada del humanismo. En efecto, la vida terrenal y el cuerpo humano como máxima representación de la misma dejaron de ser un mero prólogo de un futuro paradisíaco post-mortem, como en la Edad Media, para ser el centro de las preocupaciones del ser humano. Por consiguiente, el desnudo Renacentista devino el tema principal en el arte, además de convertirse en una gran prueba donde, con sus diversas texturas, profundidades y sombras, el artista mostraba sus habilidades y se involucraba cada vez más en un estudio anatómico.


El hombre establecido

Louis Lagrenée - Hombre desnudo sentado
Tiza roja sobre papel.
The Metropolitan Museum of Art, Nueva York


El establecimiento de Academias de Arte en toda Europa desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII tuvo un gran impacto en el desnudo masculino. Estas academias trajeron un estilo clásico y muy regulado, con énfasis en los grandes temas clásicos e históricos, por lo que el cuerpo humano fue considerado como un elemento central de la educación artística, valorando una estructura realista de personajes fuertes y heroicos.


Masculinidad cuestionada

George Frederic Watts - Endymion
Óleo sobre canvas.
Colección privada


A partir de finales del siglo XVIII, a raíz de los estragos de las guerras napoleónicas que causaron millones de muertos, heridos y mutilados, los artistas se volcaron hacia un tipo diferente de cuerpo masculino más cruento o con rasgos femeninos, como el Endymion de Girodet. Esta tendencia persistió hasta finales del XIX, con academias que enseñaron una versión de la masculinidad realista y ya no idealizada. Fueron notables los varones de inspiración preescolar de Inglaterra inspirados en la época medieval o los retratos fuertemente realistas de artistas como Courbet y Mijo.


Hombre cambiado

 
Egon Schiele - Desnudo masculino sentado (autorretrato)
Óleo y color opaco sobre lienzo
Leopold Museum, Vienna, Austria

Las vanguardias de los siglos XIX y XX introdujeron cambios revolucionarios en el desnudo: no sólo se apreció un alejamiento de la tradición académica establecida en el arte, sino que se comenzó a separar el tejido del cuerpo. Artistas como Picasso fragmentaron el cuerpo en pedazos, Egon Schiele lo representó de una manera torturada, los expresionistas alemanes lo pintaron en un arco iris, y los surrealistas cambiaron partes del mismo por objetos. Por primera vez resultó prácticamente imposible identificar un estilo específico de desnudo. Lo que realmente unificó la figura masculina de este período fue, precisamente, la falta de límites. 


Hombre de masas

 
Lucian Freud - Hombre desnudo, vista trasera
Óleo sobre lienzo

The Metropolitan Museum of Art, Nueva York

Los desnudos masculinos de finales del Siglo XX oscilaron entre las figuras descaradamente abstractas y expresivas de Willem de Kooning y el Pop-Art y la cultura de masas de Richard Hamilton. Yendo aún más lejos, Keith Haring y Basquiat hicieron referencia al arte y la cultura callejera con su estilo de pintar el cuerpo.

Desde las últimas décadas del siglo pasado y hasta el día de hoy se sigue reinterpretando el cuerpo. El femenino, en particular, hace tiempo que es presa de los publicistas para vender cualquier cosa, con las consiguientes polémicas sobre la cosificación de la mujer. En todo caso, los artistas de hoy no sólo hacen cambios en el cuerpo, sino que también llaman la atención sobre sus cualidades y complejidades más incómodas. Artistas como Lucian Freud, por ejemplo, nos muestran un cuerpo masculino casi demasiado real, carnoso e inquietante. Polémico, político y, a veces, difícil de representar, aunque estamos muy lejos de la Grecia antigua en cuanto a la representación de desnudos se refiere, no hay que olvidar que la Historia es un eterno comienzo...
   


Una muestra de desnudos masculinos en la colección de Gaudifond Arte



José Marí Llobet - Desnudo de espalda masculino con árbol

José Marí Llobet - Laoconte

 
Alberto Pancorbo - Entre tus cosas
 






No hay comentarios

Publicar un comentario

Este es un sitio destinado al debate cultural. Le invitamos a dejar sus opiniones desde las normas básicas de respeto y de convivencia.

Error 404

¡Uy! La página que busca ya no existe. Si no ha escrito mal la dirección será un error nuestro y lo corregiremos lo antes posible. ¡Gracias por decírnoslo!

Go to Homepage